Faldas del Morro

(900 – 500 a.C)

Ambiente y Localización

Este complejo cultural habitaba en la costa desértica del extremo norte de Chile, particularmente en los alrededores del Morro de Arica y extendiéndose hacia el sur con certeza hasta Pisagua (Chile).

Economía y Tecnología

Faldas del Morro combinó técnicas antiguas, propias del período anterior (Arcaico) con las nuevas que van a caracterizar a este período, llamado Formativo. En lo económico, mantienen la recolección, tanto marina como vegetal, y comienzan con agricultura a pequeña escala, principalmente de calabazas. Los textiles utilizaron las mismas técnicas que se anteriormente se aplicaban a la cestería, ahora realizados en lana de camélido. También fueron pescadores con una tecnología adecuada para explotar los recursos marinos, como anzuelos de cactus y arpones de piedra. En estos grupos aparece la primera cerámica de la región, que en sus inicios no es de buena cocción y contiene elementos vegetales y restos de conchas que las hacen frágiles. Estas vasijas fueron utilizadas principalmente en las sepulturas, como parte de la ofrenda funeraria y su presencia en el ámbito domestico es muy escasa.

Arte

Las expresiones artísticas Faldas del Morro se concentran en los ajuares y ofrendas funerarias de los personajes conocidos como enturbantados, donde destacan los adornos de oro y cobre, tales como discos, plaquitas y alfileres o tupus. Juntos con ellos se encuentra collares con cuentas de hueso, piedra y concha, además de semillas. Destacan los textiles por estar teñidos principalmente con listas rojo, azul y café, con los cuales se confeccionó faldellines, bolsos y cintillos asociados a las tareas de recolección. La cestería también es decorada con motivos geométricos, principalmente escalerados. Son importantes también los tallados en madera con forma de aves e incrustaciones de piedra y las calabazas con soles, aves y motivos geométricos grabados con fuego.

Organización Social

Estos grupos se organizaban en bandas o sea en grupos relativamente pequeños de personas que estaban emparentadas. En las bandas no existen diferencias de clase sociales, pero sí roles y diferencias de status, por ejemplo, de los ancianos más experimentados.

Culto y Funebria

Los muertos Faldas del Morro fueron enterrados en fosas, con los cuerpos en forma horizontal y extremidades flectadas, y acompañados de mucho ajuar y ofrendas. Entre ellos se han encontrado cuerpos con deformación craneana intencional, quienes son conocidos como enturbantados, ya que usaban turbantes tejidos con gruesa lana de camélidos.
En este momento es cuando empieza a popularizarse en el Norte Grande de Chile la práctica de inhalar polvos psicoactivos por la nariz, ya que se encuentran elementos como tabletas y tubos de madera. Esta práctica ritual posteriormente será muy extendida y está vinculada al culto chamánico.

Patrón de Asentamiento

Los pobladores del Complejo Faldas del Morro vivían en pequeñas aldeas con recintos de habitaciones rectangulares, junto a los cuales enterraban a sus muertos.

Historia

Faldas del Morro fue parte de la tradición marítima de la zona que se remonta al Arcaico y compartió la costa con el complejo El Laucho; mientras en los valles se encontraban las poblaciones de la llamada fase Azapa. Con ambos pueblos Maytas mantuvo estrechas relaciones, posiblemente para complementar recursos, aunque destaca el hecho que comparten elementos del complejo alucinógeno. Hacia el 500 a.C. las poblaciones costeras comienzan a desaparecer, incrementándose la población de los valles, probablemente como producto de la entrada de grupos del altiplano.

Legado

Estas poblaciones representan cambios que serán trascendentales, como la agricultura y la textilería, que junto con el complejo alucinógeno, comienzan a gestar lo que será, más adelante, el Mundo Andino.